LOS MANDARINES ESPAÑOLES

A pesar de estar aprobada la circulación de Tarjetas Postales desde 1871 y estar aprobado su envío por la mitad del franqueo ordinario desde el 1º de enero de 1873, las Postales seguían sin salir a circulación en España. Por esta razón el adinerado aristócrata Mariano Pardo de Figueroa y de la Serna, autor de numerosos escritos y artículos, tanto en prensa española como extranjera bajo el seudónimo de Doctor Thebussem, decidió imprimir por su cuenta una tirada.

El Doctor Thebussem mandó imprimir una serie de Postales y en el reverso podía leerse: “Como al gobierno se le hace cuesta arriba emitirlas, el Doctor Thebussem dispone de esta tirada para su uso y el de sus amigos”. Estas fueron las primeras postales que circularon con una tarifa postal propia y reducida.

No faltaron críticas en prensa criticando los defectos de aquellas postales. A lo que el aristócrata respondió imprimiendo otra serie de tarjetas con el siguiente texto: “Objeciones que se han hecho a la presente tarjeta contestadas por el Doctor Thebussem”.

El 24 de julio de 1877, el Doctor Thebussem publicó un artículo en el Diario de Cádiz defendiendo irónicamente el recargo del “impuesto de Guerra” que sufría el franqueo de las cartas. En 1879 después de entrar en vigor que este impuesto también se aplicase a las Tarjetas Postales, mandó imprimir cien postales, en las que en el reverso aparecía una esquela que decía: “Rogad a Dios por la Salud de la Sra Dª Tarjeta Postal de España, gravemente enferma de un ataque de sello-guerritis. El correo caro equivale para muchísimas personas a no tener correo. Las gentes sin correo quedan igualadas con los mulos y con los borricos. Los que encarecen el correo vienen a ser merodeadores del comercio, ladrones viles de la sociedad, asesinos infames y pagados de los mas puros afectos del corazón. Los Excelentísimos e Ilustrísimos señores jefes de Hacienda y de Correos de Inglaterra, Mostoles y Tierra de Fuego, conceden indulgencia plenaria a todo el que rechifle el estúpido arbitrio postal de Impuesto de Guerra, discurrido por los mandarines españoles”.

Mariano Pardo de Figueroa, solicitó a la Dirección General de Correos. el título de “Cartero Honorario del Correo Español, con uso de uniforme y sin sueldo”. Título de su invención y que se le concedió el 20 de  de marzo de 1880. A partir de ese momento envió su correspondencia con un sello de su invención sin necesidad de franqueo.

 

Fuentes: Wikipedia. elmundo.es. eldiariodecadiz.es

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s